viernes, 24 de diciembre de 2010

jueves, 23 de diciembre de 2010

Incredulidad en Twitter sobre caso #JefeDiego




219 días duró el secuestro de Diego Fernández de Cevallos, sin embargo en las redes sociales su liberación se toma con mucho desparpajo y esceptisimo.

No a pocos sorprendió su aparición con una agenda mediática y política programada, desde la primicia de López_Dóriga, que más tarde todos los medios se volcarían a reproducir.

Con cejas pintadas, tez bronceada, barba crecida pero no maltratada y aspecto recuperado, aparecía el ex senador Diego Fernández de Cevallos ante las cámaras, momentos después de que se anunciara su liberación, luego de siete meses de secuestro.

En las redes la gente opina y se cuestiona, muchos aportan respuestas temerarias cercanas a teorías conspiratorias orquestadas desde las cúpulas del PAN para mantenerse en la Presidencia de la República, otros se burlan (comparándolo con Santa Clos o San Charbel). Tampoco faltan los comentarios que se congratulan de la liberación del político panista y muchas interrogantes son formuladas:

Si estuvo tanto tiempo vendado de los ojos (como aparecía e las fotos que enviaban sus supuestos "misteriosos desaparecedores"), ¿cómo es que no se le veían secuelas como lagañas o conjuntivitis, ni marcas de que le hayan quitado el vendaje recientemente?

Pero además de la comunidad tuitera, especialistas en negociaciones para la liberación de secuestrados como Max Morales aseguran que ni los rasgos físicos de Diego Fernández ni su comportamiento coinciden con los de una persona que acaba de salir del cautiverio.

A continuación, un botón de muestra sobre lo que circula en la red con el hashtag #JefeDiego:

jajaja no mamen que el #jefediego es la reencarnacion de san charbel no sean mamones jajajajajajajaja


Que ya liberaron a #jefediego ¿¿ Pues cuando estuvo secuestrado!?? #aotroperroconesehueso


Ojala carla estrada se le ocurra hacer otra novela como lazos de amor con: El Changoleón, Santo Clos y obvio el #jefediego


Querido #jefeDiego, como este año me he portado muuuy bien, quiero pediiirteee....


"citó incluso al Quijote, como si hubiera preparado con cuidado los argumentos." #jefediego

Dicen que la iglesia está tan contenta de la liberación de #jefediego que ya lo canonizaron http://twitpic.com/3hyyab


El #JefeDiego "fue liberado hace meses", asegura el experto en secuestros Max Morales: http://on.fb.me/gy8LBy.

martes, 21 de diciembre de 2010

un día soleado (cursis intantáneas)



 

"Luego de que nos espabiló el sol, contamos nuestros sueños. Él soñó que estábamos en un campamento o en una fiesta, no recuerdo. Mucha gente discutía. Queríamos irnos y buscaba la maleta. Iba encontrando poco a poco las cosas, como mis aretes. Yo lo soñé besando mis labios durante varios minutos (cómo se mide el tiempo en los sueños), luego excitaba suavemente mi clítoris con sus dedos, para enseguida, con brusquedad, penetrarme también con los dedos. Estaba por salir a su trabajo y llevaba un traje excéntrico que le iba muy bien.

Una noche antes, cuando empezábamos a dormir, desperté con su voz y le narré un sueño fresco: expulsaba de la boca, delicadamente, manzanas verdes. Eran grandes, macizas, hermosas. Recordé un cuento de Julio Cortázar, Carta a una señorita en París. Sólo que en él vomitaban conejos. Después soñé que él me preparaba un sándwich exquisito para desayunar. El pan tenía un toque de canela: saboreé y olí la canela.


"Cuando regresamos a su casa, llegó el éxtasis de lo cotidiano: un sol tibio sabatino, besos en el jardín, con la sombra en mi espalda para mantener una temperatura equilibrada, con el sol en su rostro para sus mejillas que me fascinan enrojecidas.


"Lo que más admiro en él no es su intelecto, sino su pH y sus glándulas sudoríparas apócrinas, que le hacen representar, por cuanto a su olor, 20 años menos que su edad. ¿Un hombre que no necesita desodorante? Qué insólito y delicioso ser.


"Me divierte estar con él, desaparece la ansiedad que me da aquí en casa… estoy escuchando a Louis Armstrong. Es difícil no pensar en las caricaturas de los 40’s ó 50’s. Imaginé a Azul bailando. Creo que le cambiaré el nombre a Chamus, de chamuscada, porque su raza le destinó en cara, orejas, patas y cola, pelos ennegrecidos. Aunque sus ojos azules pesan más".

domingo 5 de diciembre de 2010


Brisas de las Cumbres 10:25 AM


Estivi dice: oye camarada?
te presento el siguiente hecho y espero tu inteligente y atinado comentario

K dice: A ver, escúpelo camarada

Estivi dice: Ayer, tu y yo tuvimos un diferendo en relación al Quijote de la Mancha de Miguel Cervantes de Saavedra, y el Jefe Diego, en ese mismo momento, pero en un espacio diferente, hacia alusión al mismo Cervantes y a su Quijote. ¿Qué opinas de tan peculiar coincidencia?

K dice: Extraña coincidencia. En el mismo momento que lo evocamos él lo evocaba, es como si el Jefe Diego tuviera una conexión directa con tus pobres neuronas... 

¿Crees que la reaparición del "Archiduque de Escobedo" en el escenario político represente una recomposición de la carrera presidencial?

Es decir, con él en el PAN, podrías decir que la caballada está gorda rumbo al 2012?

Y que él sería una especie de candidato presidencial que a través de una "experiencia límite" (su secuestro) presuntamente cambia su actitud de soberbio a humilde y agradecido, conocedor en carne propia de la amargura de la inseguridad, algo con lo que sin duda muchos mexicanos podrán identificarse...

Aunado a ello hay dos elementos simbólicos que merece la pena destacar:

Uno es su larga y oblonga barba. El crecimiento de una barba encanecida representaría sabiduría adquirida y fortaleza, así como una supuesta humildad, así como las constantes alusiones a Dios y a la Virgen de Guadalupe, que lo harían, en el contexto nacional, un personaje supra políticamente correcto, agradecido con la divinidad y las instituciones.

Aunado a la supuesta nobleza de los secuestradores, quienes en todo momento respetaron su integridad, ay, pero qué buenos son!!!

Estivi dice: Y olvidas el punto más evidente... La autoinvestidura quijotesca, es decir, él hace suyas las palabras del Caballero de la Triste Figura nombrandose de manera implícita "el quijote mexicano".

Además de que la barba crecida lo hace asemejarse aún más a aquel que lucha contra los molinos de viento.

Sin duda alguna, este acto de autoinvestidura nos hace recordar a Napoléon III, quién, en un acto que plasma el totalitarismo y la arrogancia, arrebata la corona al Santo Papa para coronarse a sí mismo y emitir la famosa sentencia : "el Estado soy yo".

K dice: Me aparece acertado tu análisis, sin embargo, no has abordado el meollo del asunto...

Estivi dice: ¿La Presidencia de la República?

K dice: El intringulis que da sentido literario a todo este menester... Efectivamente, la Presidencia de la República.

Estivi dice: Pues mira, no te mentiré, yo creo que todo esto es una farsa. El tipo estuvo escondido por ahí y todo fue debidamente planeado.

K dice: Además que en la cita que hace del Quijote amenaza con seguir en pie de lucha, librando la batalla con esos molinos de viento que sin duda son más grande y fuertes que él.

Estivi dice: No veo imposible que vaya para candidato, pues el PAN adolece de figuras de peso.

K dice: Yo también así lo creo, están prefabricando a un seudo héroe. Debe ser una prevaricación entre el Ejecutivo federal y Televisa... Qué curioso que Pepe Cárdenas y López-Dóriga fueron quienes dieron las primicias... Siendo que al Teacher siempre se la ganan todos...

Estivi dice: Y para ponerle más sabor al caldo, me parece que tanto Peña Nieto como Diego son los candidatos de Salinas. Así, el otrora "Chupacabras" asumirá los hilos de la Presidencia a como dé lugar. Cualquiera que sea el caso, el país está al borde del abismo.

K dice: Ahora que lo mencionas, según la carta de los secuestradores de Diego, identifican a Salinas de Gortaria como una pieza clave del ajedrez político-económico que encabeza el Innombrable junto con el capital extranjero para desmantelar al país.

O sea, el secuestro de Diego fue un golpe político para el Carlos El Pelón Salinas...

Estivi dice: Iluso. Él mismo fue el artifice de todo este montaje.

K dice: Así como la lista de empresarios que figuran en la carta de los secuestradores me parece que podría tomarse como una sutil amenaza: ustedes siguen, parecen decir...

Estivi dice: Mmmmhhh... Yo no creo en nada ya... Son ellos mismos

K dice: Pues a la luz de tu implacable e irrevatible análisis he de reconocer que una vez más tienes el hocico retacado de razón... Salinas fue el cerebro que maquinó todo, y para despistar, en la carta de los "misteriosos desaparecedores" hace ver que fue un golpe para él, confundiendo así a la opinión pública.

Estivi dice: Exacto

K dice: Un plan sin duda brillante... Diego presidente

Estivi dice: Mmmm... No lo sé... Vaticino un 2011 fulgurante Yo que tu mejor me iba a Sayulita a que te protegan el Jimmy, el oliver y el Puin

Compárteles tus ideas revolucionarias, propon un javierato, ganando a punta de balloneta y gobernado con puño de hierro

K dice: Empezaré como una ong subersiva y anarquica. Te voy a hacer una humilde sugerencia...
Rocía en tu baño algún aromatizante que diga "Brisas de las Cumbres"

martes, 14 de diciembre de 2010

lunes, 13 de diciembre de 2010

Fragmentos de una Lógica Inconclusa

4 ErrEs track 0.15

Acercando la muerte; los olvidados de siempre

Mirar a púberes que sonríen felices bañados de sadismo cada que acercan a la muerte a una persona, escuchar a un pobre escuincle que bajo su torpeza confiesa haber matado a cuatro, degollándolos, o saber que el asesino no teme por su castigo compone el imaginario del criminal que rebela las carencias, las miserias de la sociedad que somos. Nuestro Ponchis actual es el Jaibo de Buñuel. Nuestros niños sicarios son Los olvidados de los cincuenta.

Fragmento del texto:

Los olvidados: Deseos de crimen en la niñez 

publicado en Milenio

domingo, 12 de diciembre de 2010

se fue

es domingo, 3.53 pm
estoy en mi casa haciendo limpieza
aspiré mi sillón, tendí mi cama y ahora me dispongo a lavar trastes y barrer

ardúa jornada para un domingo

debo decir que una gran tristeza me invade debido a su ausencia

una ausencia que no logro llenar

se fue y dejó un vacío que me recuerda
cada vez que entro o salgo de casa,
que no está aquí conmigo
que son otros quienes sacan partido
y yo aquí, enfeliz, triste, pensando en mi proyector
que vendí para saldar deudas
ahora nada de pelis, nada de visitas, nada de nada
sólo vacío

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Cine, algo que aportar


No quisiera hacer el típico comentario amargoso, pero hoy, como otras veces, quise hablar de alguna buena cinta que estuviera actualmente en cartelera exhibiéndose en los cines de la ciudad, pero una vez más, como sucede a menudo, ello resulta difícil, dada la falta de propuestas.

Es habitual encontrar la cartelera atestada de productos cinematográficos de dudosa calidad. Y es que, como en la comida, el arte —y por ende la cinematografía— aporta valores nutricionales para el intelecto y la parte emocional de los individuos.

Es por eso que no me motiva hacer  alusión alguna a filmes como los de Harry Poter, Narnia, Enredados o SkyLine, por hablar de algunas de las cintas que hoy día saturan las salas de Cinemex, Cinepolis, o los Cinemas Lumiere, con lo que se perpetúa la mala costumbre de consumir sólo historias light, pasteurizadas de todo vestigio que implique escarbar en la conciencia del Ser.

Incluso, me he encontrado con quienes consideran ofensivo que una película muestre en el cine (sobre todo cuando se está con los nachos, papas fritas y refrescos de proporciones considerables) aspectos cotidianos de un enfermo de cáncer (Biutiful) o algún denso drama humano.

La gente dice: “yo voy al cine para entretenerme no para afligirme”, su hepidermis se ha vuelto sensible, casi alérgica a cualquier aspecto que les recuerdo su condición vulnerable y finita, con lo que se magnifica el triunfo de las historias basura. 

Es por ello que prefiero alejarme de ese circuito para adentrarme en otros tipos de cinematografías, alejadas del dogma hollywoodense, que aporten a mi espíritu en lugar de  llenar de balazos y explosiones sazonadas con diálogos tan insulsos como acartonadosel vacío de una vida alejada del pensamiento.

viernes, 3 de diciembre de 2010

The Avalanches - Frontier Psychiatrist (Good Quality)

"Biutiful", la miseria compartida

El fin de semana vi (con la mejor compañía) el más reciente filme de El Negro, Alejandro González Iñárritu: “Biutiful”, protagonizada por el experto en personajes desahuciados: Javier Bardem, a quien ya antes habíamos visto realizando un papel de enfermo terminal (Mar Adentro).

En un principio uno no sabe de qué va el filme; vemos a Uxbal (Bardem) platicar con los muertos y a quienes ellos, los difuntos, parecen enviarle mensajes. Poco después se le ve entregando muestras de orina en una clínica, para más tarde acudir al encuentro con sus dos hijos en una pobre y descuidada vivienda.

No podría decir que la película es fantástica (debido a que su protagonista, Uxbal, conversa con los difuntos), o que sea hiperrealista (por la angustia existencial que le produce su lenta agonía) debido a que aborda los sinsabores de una enfermedad.

Pero hay algo que es patente, el humanismo de la película, particularmente el de la familia disfuncional, que a los conflictos de una separación (entre el padre y sus hijos y la madre) añade un toque de patetismo a través de la miseria compartida de un mundo cruel, en el que prevalece la esclavitud, la corrupción y otros males sociales.

Desde un principio Bardem luce con una apariencia desaliñada, pero conforme evoluciona el filme y el cáncer --que ha hecho su metástasis cundiendo desde la próstata hasta huesos e higado-- éste va perdiendo la vitalidad hasta quedar convertido en la sombra del hombre que fue, que se resiste a morir, aferrado, no a la vida, sino al porvenir de sus dos hijos, quienes quedarán a la deriva, al "cuidado del universo", una vez que él muera.

Antes de morir intenta un reencuentro con su antigua pareja, Marambra (Maricel Álvarez), madre de sus dos hijos, y como en la vida real, sus intentos difícilmente llegan a buen puerto; ambos están perdidos en su laberinto de soledad; él intentando sobrevivir a la enfermedad, y ella a una adicción no superada que la mantiene alejada de sus hijos.

En pocas palabras, diría que Biutiful evoca la belleza de la vida que se escribe como suena, fácil, sin complicaciones, lo que en apariencia es contrario a lo que experimenta Javier Bardem, quien batalla para poder irse en paz.

jueves, 2 de diciembre de 2010

El YouPorn de la política

Por Fausto Pretelin
 
YouPorn.com es la tumba de Playboy. Un zoológico humano donde la atmósfera es concupiscente y, sobre todo, con el ánimo vouyerista de los protagonistas, se desmonta los viejos paradigmas del erotismo. Simplemente, el erotismo es inexistente. 
 
Pues bien, Wikileaks representa al YouPorn de la política. En el zoológico político se manifiesta un tipo de diplomacia orwelliana que va, desde el comportamiento juvenil de Berlusconi hasta la perversa conversación entre el general David Petraeus con el presidente yemení, Ali Abdalá Saleh para acordar la autoría de una carnicería en contra de miembros de Al Qaeda.

Lo acontecido alrededor de Wikileaks no corresponde, estrictamente hablando, a una rigurosa investigación periodística, simplemente representa un evento más de la tecno era o, si se prefiere, es una más de las externalidades positivas del modelo Google (transparencia total y gratuita).

La acumulación de escritos confidenciales, clasificados o, simplemente, políticamente incorrectos representó, durante los siglos pasados, una de las actividades cotidianas de los gobiernos, en particular, el de Estados Unidos, en cuyo perfil de potencia hegemónica, ha descansado la “obligación” de analizar lo sucedido en el resto del mundo. Después de las revelaciones de Wikileaks, los controles de la información serán reforzados. La diferencia es clara, hoy, en un USB se puede transportar millones de folios. La mudanza de palabras es relativamente sencilla. Anteriormente solo en las películas de ciencia ficción asimilaban estos acontecimientos en sus historias.

Por definición, y como sucede en los mercados financieros, la diplomacia presenta asimetrías en la información. En las sombras está la luz (de la información); oxímoron periodístico al que millones de profesionales de los medios tratan de desmontar.


Daniel Santoro, en el periódico El Clarín, sostiene que es absolutamente normal que un embajador informe a su gobierno “las opiniones y el estado de salud del presidente del país en el que está acreditado”. 

Qué decir del tumor de Evo Morales o el cansancio de Silvio Berlusconi detonado por las “fiestas salvajes” a las que asiste.

Quizá, con la información relativa a la frivolidad, se pueden construir perfiles políticos, espacio de análisis donde la ciencia política no puede hacer mucho. Sin embargo, la información dura puede explicar los vacios que anteceden a las decisiones. Un ejemplo es el narcotráfico. Javier Moreno, director de El País adelanta que, entre los miles de documentos que aportó Wikileaks, existen algunos referentes al narcotráfico mexicano. 

En las sombras se encuentra la información sin adjetivos. Soledad Gallego-Díaz, del periódico El País, señala que “Si de algo podemos dar testimonio los periodistas es de cómo al lo largo de los últimos años la información, las noticias, nuestro trabajo, se ha ido haciendo cada día más difícil debido a la opacidad”. 

La opacidad en el siglo XXI es otro oxímoron. El protagonismo de Google en esferas públicas y privadas es irrefutable. Su externalidades potencian la luz sobre las sombras de la información. Desde el anonimato se controlan sistemas nerviosos de millones de terrícolas. Facebook y sus candados; China en contra de Blackberry; Twitter y la parodia política. Wikileaks se integra al equipo de la tecno era.

¿Nos sorprende que espías cubanos se conviertan en peatones vulgares en territorio venezolano? 

¿Nos sorprende que detrás del cascajo (diplomacia estadounidense) exista un cuarto de máquinas encargado de penetrar en las pupilas de los gobernantes?

Si las respuestas son positivas, usted aún vive en el siglo pasado.